martes, 27 de mayo de 2014

¡GRACIAS A DIOS, MONSEÑOR EZZATI, NO ESTAMOS EN LA EDAD MEDIA!