viernes, 29 de mayo de 2020

El Partido Comunista de Chile ante el sensible fallecimiento de la compañera Gracia Barrios Rivadeneira







Con pesar comunicamos el sensible fallecimiento de nuestra querida compañera Gracia Barrios Rivadeneira, Premio Nacional de Artes Plásticas de Chile el año 2011.

Gracia Barrios pertenece a la generación de artistas que en la década del 40 del pasado siglo generan un fuerte movimiento que busca renovar las expresiones culturales en nuestra patria, lo cual encuentra expresiones en el teatro, la literatura y la plástica.

Innovadora de la expresión plástica, es distinguida con diferentes galardones desde sus primeras exposiciones.

Integra junto al compañero de toda su vida, José Balmes, el Grupo Signo, que desde los años sesenta asume el quehacer artístico como un compromiso con la humanidad representada en los sueños y luchas de los sectores desposeídos de la sociedad, lo cual le condujo a una participación militante en el proceso de la Unidad Popular, siendo parte activa de la iniciativa “El Pueblo tiene Arte con Allende”, que reunía a creadores de todas las esferas del arte, realizando una labor de difusión artística y pedagogía política.

La dictadura le obliga a exiliarse. Lo hace en Francia, donde su preocupación por lo que sucede en Chile le hace integrar la Brigada Luis Corvalán; artistas plásticos que a través de su arte luchaban por la libertad del entonces Secretario General del Partido Comunista prisionero en Chile, que luego se transformaría en la Brigada Pablo Neruda. Tiempos duros para ella en que intensifica su trabajo creativo, centrado en el sufrimiento pero sobre todo en la esperanza, predicamento que cruza toda su prolífica obra, la cual continúa ya como consagrada en su regreso al país y que le lleva a ser, en palabras de la actual Ministra de Cultura “ una de las pintoras fundamentales de la historia del arte en Chile”.

Como Partido Comunista es un honor haberla contado siempre como una compañera de lucha, cuyo aporte no sólo se limitó a su quehacer creativo, lo cual ya en sí sería valioso, sino también asumiendo comprometidamente causas populares.

Nos sumamos al sentimiento de su hija Concepción (Conchita), de sus nietas Elisa y Gracia y su nieto José, a quienes hacemos llegar nuestro pesar. Nuestro homenaje a la brillante artista, la gran compañera, la excepcional mujer. Gracia Barrios está destinada a vivir en nuestra historia por ser una constructora de la cultura nacional.

COMITÉ CENTRAL
PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Santiago, Mayo 28 del 2020





EL CORDOBAZO





                                               Iván Ljubetic Vargas, historiador del
                                               Centro de Extensión e Investigación
                                               Luis Emilio Recabarren,  CEILER





El 29 de mayo de 1969,  las miradas del mundo se volvieron hacia la ciudad argentina de Córdoba.  En ella, clase obrera y  los estudiantes encabezaban una insurrección contra la dictadura de Juan Carlos Onganía. Se abría  un proceso revolucionario que solo pudo ser cerrado con el golpe de 1976.

DURANTE LA DICTADURA DE ONGANÍA

Desde junio de 1966 gobernaba Argentina el dictador Onganía. La   situación de los sectores modestos era insoportable. Su ministro de Economía, por ejemplo,  llevó a cabo un plan económico que devaluó la moneda un 40%, congeló salarios por dos años, suspendió los convenios colectivos de trabajo, y dio lugar a una Ley de Hidrocarburos, que permitía a las empresas privadas participar de la explotación petrolera y una ley de alquileres a favor de la especulación inmobiliaria.

Estallaron  una serie de movilizaciones estudiantiles y obreras. Sus momentos culminantes fueron las manifestaciones de los estudiantes en Corrientes, donde cayó  asesinado Juan José Cabral. En Rosario  agentes del gobierno mataron a los  jóvenes Bello y Blanco, lo que provocó el levantamiento obrero conocido como el primer Rosariazo.

EL CORDOBAZO

El 29 de Mayo de 1969 Rosario amaneció con un paro general convocado por la CGT.

Córdoba, por su parte,  fue estremecida por una huelga de 36 horas y una marcha  hacia el centro de la ciudad.  La movilización estuvo encabezada por las columnas de los sindicatos.  Se movilizaron de 3.000 a 4.000 obreros de IKA a los que se sumaron 1.000 metalúrgicos. También marcharon los obreros de combativas fábricas como Perdriel, ILASA, y Perkins, así como de IME y la Fiat (aunque no organizados) también participaron. En el caso de Luz y Fuerza la columna había reunido a 1.000 trabajadores mientras que los empleados públicos, bancarios, judiciales, municipales y de comercio también fueron de la partida.

Junto a los obreros industriales, la otra fuerza social movilizada fueron los estudiantes universitarios que resistieron en el Barrio Clínicas. La unidad obrera estudiantil fue una de las claves de la jornada y un signo de la época.

SE COMBATE EN LAS CALLES

La dictadura intentó frenar el avance de las columnas. Se desató una feroz represión. Fue asesinado el joven obrero Máximo Mena, que integraba la columna de la planta Santa Isabel de la firma IKA. La noticia de su muerte se difundió rápidamente. Se alzó una ola de indignación. La ciudad fue ocupada por los obreros y estudiantes. La policía fue derrotada. En el centro de la ciudad     150 manzanas fueron ocupadas. Hubo combates callejeros. Era una verdadera guerra de guerrillas urbana. Se levantaron barricadas.  Los insurgentes comenzaron a coordinarse entre sí para frenar la represión.


LA DICTADURA DEBIÓ ECHAR MANO AL EJÉRCITO

Para retomar el control, la dictadura debió apelar al Ejército que, por la noche del 29 y la madrugada del 30, se enfrentó a nidos de francotiradores que cubrían el repliegue de los manifestantes.

El movimiento ocupó la ciudad y derrotó a las fuerzas policiales pero fue insuficiente para frenar al Ejército, que obligó a la retirada hacia los barrios. Los obreros y estudiantes carecieron del armamento y de organizaciones capaces de plasmar la unidad combatiente en las calles.

La clase obrera encabezó  a los estudiantes y el pueblo pobre, transformando el paro general en una huelga general política, que exigía el fin de la dictadura.

“POR UN GOBIERNO OBRERO, OBRERO Y POPULAR”

La consigna de los manifestantes cordobeses era: “Luche, luche, luche, no deje de luchar por un gobierno obrero, obrero y popular”.

El Cordobazo abrió un proceso revolucionario cuyo principal protagonista fue la clase obrera y que obligó a los militares y la burguesía poner fin a la proscripción del peronismo para desviar ese ascenso (reflotando su discurso de armonía entre las clases) y debiendo apelar a las bandas  anticomunistas de las Tres A y el terrorismo de Estado para aniquilar a una generación que se planteó la lucha contra el imperialismo y el capitalismo.




CARTA ABIERTA: Al señor Sebastián Piñera Echeñique








De nuestra más alta consideración:

Hemos considerado pertinente, ante su llamado a un “Acuerdo Nacional” dirigirnos a usted directa y transparentemente a fin de dar una adecuada respuesta a su propuesta. 
Dejamos establecida, en primer lugar, nuestra profunda preocupación ante el incremento de los contagios de COVID- 19 y sobre todo el fallecimiento de personas. Al mismo tiempo que vemos con alarma como aumenta el número de desempleados, que sobrepasa el 20%, con sus secuelas de hambre y desamparo, el número creciente de PYMES que cierran sus puertas e incluso la bancarrota de grandes empresas.

               Desde el gobierno se nos ha acusado de obstruccionistas, violentistas y con varios otros epítetos, por el sólo hecho de haber mantenido una posición crítica, pero no cerrada, como se pretende hacer creer, ante las medidas del gobierno, y por considerar legítimas las manifestaciones sociales. Hemos entrado en abierta contradicción ante la violación a los derechos humanos y la criminalización de la demanda popular durante el estallido social. Uno de nuestros diputados está acusado, poco menos que de terrorista, por sectores de su gobierno, ante el Tribunal Constitucional, con la clara intención de destituirlo, y con un abierto afán persecutorio contra nuestro partido. Es difícil en estas condiciones acoger una invitación a un acuerdo.
                No obstante ello, dada la magnitud del desafío que enfrenta nuestra sociedad y todos los pueblos y culturas que la componen, le exponemos a usted y públicamente, nuestras propuestas que consideramos legítimas y susceptibles de llevar adelante, y que, respecto de cualquiera de ellas, que el gobierno acogiera mediante proyecto de ley, estaríamos dispuestos a aprobar.
               No vamos a ahondar en las críticas a la forma como el gobierno ha enfrentado la Pandemia y a las medidas insuficientes frente a la grave situación económica y crisis social. Los resultados y la tragedia de muchos hablan por sí solos. Lo que cabría determinar es si las insuficiencias frente al contagio del COVID -19 se debe a errores de administración y prevención, lo cual requiere de una fiscalización más   profunda, y si la insuficiencia en las medidas económicas se debe a que no hay más recursos, o se debe a una política de Estado, que pone un límite excesivamente rígido al gasto de interés social.
               Lo realizado por el gobierno hasta ahora, en materia económica, se ha hecho en base a medidas como un ajuste fiscal, austeridad en el gasto, flexibilidad laboral, limitadas franquicias crediticias a empresas, lo que ha producido un debilitamiento del tejido PYME y más de un millón de desempleados, y un 50% de familias con ingresos disminuidos. Todo esto no obstante que el Presidente de la República dio a conocer un primer paquete de medidas económicas por 11.750 millones de dólares, en marzo y luego un segundo de 5.000 millones de dólares, nominal, en abril.
              Esto nos indica que el esfuerzo por sacar a la economía de la crisis, debe ser mucho mayor que lo obrado hasta ahora, con una fuerte participación del estado. El año 2009 el estado hizo un esfuerzo equivalente a 17% del PIB y en esta pandemia el gasto se ha aumentado  solo en un 10,4%. Pero el gasto efectivo, es decir, las platas frescas son del orden de 3.927 millones de dólares es decir un 1,5% del PIB.        No se entiende, que habiendo millones de chilenos cayendo en la pobreza y con tantas pequeñas, medianas y grandes empresas quebradas, el gobierno no disponga de recursos que están a disposición. Por ejemplo, los niveles de endeudamiento del país se encuentran entre los más bajos de Latinoamérica y la OCDE, un 32,3% del PIB,  solo pensar en una deuda qué alcance niveles del 45% implicaría recursos extras por un total de US$31.250 millones de dólares a tasa de interés tendiendo a 0%.
            Además, Chile cuenta con fondos soberanos por un total de US$ 22.000 millones, un 7% del PIB, de los cuales la mitad puede ser de disponibilidad inmediata. También es posible el uso del Fondo de Estabilidad Económica y Social de US$12.000 millones de dólares. Finalmente, se podría abrir la  posibilidad que el Banco Central pueda comprar en el mercado secundario deuda del gobierno de Chile por al menos un 5% del PIB, es decir 15.000 millones de dólares.
      En definitiva existen recursos abundantes para enfrentar la crisis. La  estrechez fiscal que se impone dogmáticamente y la focalización excesiva, cuando el drama es generalizado, hoy sólo impacta negativamente en la economía, redunda en lo tardío de propuestas efectivas, la lentitud en la aplicación de las mismas, con consecuencias sociales y económicas difíciles de revertir.
      Pensamos que las medidas deben cumplir con criterios de magnitud, es decir los paquetes económicos deben ser de un tamaño adecuado, para asegurar la pronta recuperación de la economía, bajo la lógica que lo que dejemos de hacer hoy prolongará la crisis por más tiempo, con resultado de tasas de desempleo altas y bajo crecimiento y recaudación fiscal para los próximos cinco años.
      En términos sanitarios se espera que la vacuna esté disponible dentro de un periodo que va entre los 12 a 18 meses según la Organización Mundial de la Salud, pero esos tiempos tienen diferencias, pues es evidente que los primeros seis meses serán los más difíciles para la economía y las familias, y que a medida que pase el tiempo, tanto por razones estacionales y epidemiológicas, la enfermedad se hará más débil. Por lo que debemos tener una especial atención en los primeros seis meses, es decir hasta octubre o noviembre del año 2020, período de paralización o interrupción necesaria de gran parte del proceso productivo para evitar el contagio y por tanto de la toma imprescindible de medidas para mantener las condiciones de vida de la población. A continuación exponemos algunas de nuestras propuestas:

Las propuestas para mantener los ingresos de las familias:  Renta Básica de Emergencia, que llegue al 80% de la población, con montos equivalentes a la línea de la pobreza calculada por el Ministerio de Desarrollo Social, entregando recursos monetarios a las familias, por 6 meses, complementarios con el seguro de cesantía. Esto significa 900 millones de dólares mensuales y a un total de 5.400 millones de dólares. A esto se debe agregar un fondo para subsidiar a 200 mil mujeres que están sufriendo violencia, agudizada en cuarentena.

Fortalecimiento Estatal del Seguro de Cesantía, debe establecerse un fondo  estatal de US$4.000 millones de dólares para el Seguro de Cesantía, con carácter de no reembolsable, estable, por seis meses y no de cargo del trabajador. Y cuando el grupo familiar dependiente del trabajador no alcance la línea de la pobreza, sea complementado con la Renta Básica.

Medidas de Protección del Tejido Económico:

La protección efectiva del empleo, para lograr este cometido proponemos que el gobierno conforme en lo inmediato una mesa tripartita entre Gobierno, Organizaciones representativas del empresariado y Organizaciones representativas de los trabajadores.

Protección de las Pymes, el resultado del bajo alcance que ha tenido hasta ahora la política crediticia a través de la banca, que superpone el lucro, hace necesaria una mayor participación de las agencias estatales, coordinadas por CORFO, bajo la directriz de sostener el tejido empresarial, el respeto a las normas ambientales y los derechos laborales, ampliando el fondo a 6.000 millones de dólares.

Rescate de empresas mediante su adquisición parcial o total, creemos que el  Estado puede intervenir en el rescate o capitalización de empresas esenciales para la vida y la producción, mediante su adquisición parcial o total, mediante la creación de un fondo de unos 20 mil millones de dólares, a constituirse con deuda y pagarse a partir de las ganancias obtenidas por la empresa.

Aumento de los presupuestos municipales, el aporte del estado debe llevarnos a la creación de un fondo espejo estatal con respecto al nuevo Fondo Común Municipal, el cual tendrá un valor cercano a los $2.974.724 millones de pesos, es decir US$3.541 millones de dólares, que equivalen al 1,41% del PIB. Este incremento significaría que el fondo total llegara a los $7.333.593 millones y el aporte estatal significaría el 42% de los recursos municipales.

         En suma, el Partido Comunista estima un gasto social de 12 mil millones de dólares y fondos para créditos a empresas por 26 mil millones de dólares. Alcanza al 15% del PIB, pero más de la mitad es reembolsable al fisco. La disponibilidad de fondos del estado supera largamente esta cifra que puede ser incrementada con endeudamiento fiscal.
Medidas para reducir la brecha de desigualdad:

Impuesto a los Súper Ricos, es necesario avanzar en un impuesto que redistribuya hacia los sectores más necesitados de la sociedad recursos de aquellos que concentran la riqueza del país, poniendo un impuesto del 2,5% sobre los patrimonios que superen los 22, 5 millones de dólares. Este impuesto debe ir a pagar preferentemente la Renta Básica de Emergencia, puede alcanzar los 6.500 millones de dólares.

Estudiar y Promover el Reparto de utilidades a los trabajadores, por un total del 30% de las ganancias totales de la empresa a final de año, calculado sobre la base  de todos los trabajadores con derechos a gratificación. Esto implica suprimir el artículo 50 del código del trabajo y distribuir hacia los salarios mayor proporción de la riqueza ganada.

Derogación del DL 3500, es necesario terminar con el actual sistema de pensiones y reemplazarlo por un sistema de reparto, estatal, tripartito y solidario, que incluya mecanismos de aumento de pensiones de la mujer, cuentas nocionales, reparto puro y un fondo solidario con aportes igualitarios de trabajadores y empleadores por un total de 18%.

Necesidad de estudiar una reestructuración tributaria, para afrontar el pago de la deuda y una mayor presencia del Estado, que permita no solo apalancar el crecimiento sino que además hacerlo de manera sustentable e igualitaria.

Estudiar como medida complementaria el retiro de fondos de las AFP con cargo a las utilidades de estas.

Señor Presidente:

               Estas propuestas de medidas económicas son representativas de un amplio arco político y social, el PC ha participado de la gestación en varias de ellas y en su totalidad las ha hecho suyas. No es la primera vez que   son planteadas. Pero no han sido tomadas en cuenta, la respuesta más reiterativa es que son inviables o excesivas.
                 En relación a la Pandemia, consideramos de urgencia extrema que se tomen medidas de fondo, cuarentena, gratuidad de los exámenes preventivos, potenciamiento de la salud primaria, recursos y logística que garantice atención a pacientes y seguridad del personal sanitario, que se reconozcan a plenitud los errores, incluyendo cambios en el ministerio de salud, y establecer una mayor participación representativa de los gremios y organizaciones de trabajadores de la salud.
                            Atentamente

              Guillermo Teillier del Valle                     Lautaro Carmona Soto                            
                            Presidente                                       Secretario General
  
                                         PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Santiago, 29 de mayo de 2020


miércoles, 27 de mayo de 2020

La ejecución de Tomás Münzer





A 493 años de la ejecución de Tomás Münzer:

ALEMANIA SIGLO XVI: IGLESIA, REFORMADORES Y MASACRE DE CAMPESINOS

    

                                                   Iván Ljubetic Vargas, historiador del
                                                    Centro de Extensión e Investigación
                                                   Luis Emilio Recabarren,  CEILER

        


El 27 de mayo de 1527, hace 493  años, Tomás Münzer tras ser torturado cruelmente, fue ejecutado. Pagó con su vida haber sido un revolucionario, leal hasta la muerte, con los campesinos pobres.

ALEMANIA HACIA EL SIGLO XVI

A comienzos del siglo XVI  Alemania había adquirido notable desarrollo. Ya en las dos centurias anteriores hubo un importante crecimiento de la industria y del comercio. Otro tanto ocurrió con la producción de materias primas. Pero su población era aún muy escasa y el país estaba fragmentado políticamente. A medida que decaía el imperio  feudal, se descomponía  la unión de Alemania.  Surgieron  príncipes con gran independencia y autoridad. Habían salido de la alta nobleza y disfrutaban de todos los derechos de soberanía. La Iglesia tenía gran poder económico y éste era patrimonio de su jerarquía feudal, que formaba parte de la aristocracia: obispos, arzobispos, abades, priores y demás prelados. Los predicadores del campo y de las ciudades -frailes y monjes- componían el sector plebeyo de la Iglesia y estaban excluidos del goce de sus riquezas.

LAS CIUDADES Y CLASES SOCIALES

En las ciudades el poder estaba en manos de las familias patricias. Eran las más ricas y  controlaban el Ayuntamiento. La oposición burguesa la formaban los burgueses ricos y medios, como también una parte de la pequeña burguesía. También existía una oposición plebeya: burgueses  venidos a menos y una multitud de vecinos sin derechos  ciudadanos: oficiales, jornaleros y  numerosos brotes del lumpenproletariado (“proletariado andrajoso”).

Al lado de los restos degenerados de la vieja sociedad feudal y corporativa, empezaba a manifestarse el elemento proletario –todavía poco desarrollado- de la naciente sociedad burguesa.

                      


Pero la gran masa de la nación eran los superexplotados  campesinos.

LOS BANQUEROS

En 1515 fue nombrado arzobispo de  Maguncia,  Albrecht de Brandenburgo, convirtiéndose en un príncipe  de alta importancia.  Pero el nuevo arzobispo tenía sólo 24 años de edad y para el cargo se requería tener a lo menos 30. Ese “detalle” se podía solucionar con dinero. Para ello recurrió al banco de la familia Fugger por un préstamo. Los fúcares, como les llamaban los españoles, habían fundado en Augsburgo, Alemania, la   primera entidad financiera  del mundo denominada banco.
                           


Uno de los fúcares,  Jacob II (1459 – 1525),  facilitó  el dinero con que el rey español Carlos I   pudo cohechar  los votos que  en 1519  le  permitieron ganar  las elecciones    que  lo transformaron  en el poderoso emperador Carlos V.  En 1530, los Fugger  solicitaron a éste la autorización para conquistar Chile. El Emperador, que se encontraba endeudado con ellos hasta la corona,  accedió.  Pero a última  hora  los banqueros germanos se arrepintieron. De no haber sido por así, estaríamos los chilenos hablando alemán.

LA VENTA DE LAS INDULGENCIAS


            


Las “indulgencias”  eran una forma impuesta por la Iglesia para obtener el perdón de pecados. Con el correr del tiempo había ido cambiando el modo de lograr ese perdón.  Anteriormente, en el siglo XI, bastaba con participar en esas guerras de conquista impulsadas por la Iglesia, conocidas con el nombre de Cruzadas. También se lograba ese mismo efecto enviando a un criado en su lugar o pagando cierta suma de dinero.
Volvamos al caso de Albrecht  de Brandenburgo, en el siglo XVI.  La corte papal,  previo pago de  una elevada cantidad de dinero por parte de éste, confirmó su nombramiento como arzobispo. Pero le puso como condición que durante ocho años los territorios bajo su jurisdicción (Maguncia, Magdeburgo y Brandenburgo)  enviarían a Roma el total del producto de la venta de las indulgencias, que habían sido decretadas por el Papa León X  para la construcción de la basílica de San Pedro.

UN GRAN ESCÁDALO

Albrecht cumplió. Pero se dejó para sí cerca del 50% de lo recaudado, para saldar  con ello su deuda con los Fugger.

La venta de las indulgencias  se constituyó en  un gran escándalo. Juan Tetzel, un  simple monje dominico  de Pirna,  puso tanto entusiasmo en  ese negocio,  que pronto se convirtió en el encargado papal para las indulgencias. Su  excesiva dedicación hizo que, en abril de 1517,  muchos habitantes de Witemburgo se trasladaran a Jüterborg, pueblo ubicado al otro lado de la frontera  sajona con Brandenburgo. Esto   para escapar  de  los sacerdotes vendedores de indulgencias, que no estaban autorizados para ingresar a Sajonia.

LUTERO Y LOS BURGUESES REFORMISTAS

Martín Lutero (1483 – 1546) se opuso a la venta de las indulgencias. Era profesor de filosofía y moral en la Universidad de Wittenberg. Se cuenta que el 31 de octubre de 1517  clavó en las puertas de la Iglesia del Castillo de esa ciudad  sus  95 tesis en contra de la práctica de la venta de indulgencias.
Por entonces, Alemania se dividía en tres campos bien definidos: el católico o reaccionario, el revolucionario y el burgués reformista. A este último representaba Lutero. Era portavoz de una burguesía que emergía en lucha contra el régimen feudal. En este primer período,  utilizando toda la vehemencia de su temperamento de campesino vigoroso, exclamaba: “Si la furia de los curas romanos siguiera, me parece que sería el mejor consejo y remedio atajarla por la violencia, armándose reyes y  príncipes  para atacar a esta gente dañosa que al mundo entero envenena, y acabar con ella por las armas, no con palabras. ¿No castigamos a los ladrones con espada, a los asesinos con garrote, a los herejes con el fuego? ¿Por qué no atacamos pues a estos maestros de la perdición cual son papas, cardenales, obispos y toda la gentuza de la Sodoma romana? ¿Por qué no los atacamos con toda clase de armas y lavamos nuestras manos en su sangre?”.

                          
                                                   Martin Lutero

LUTERO TRAICIONA A LOS EXPLOTADOS

Como señala  Federico Engels en su obra ‘La Guerra de los Campesinos en Alemania’,  “es evidente que todo ataque general contra el feudalismo debía primeramente dirigirse contra la Iglesia, y que todas las doctrinas revolucionarias, sociales y políticas debían ser en primer  lugar herejías teológicas”.

Cuando en 1517  Lutero   atacó por primera vez el dogma y las instituciones de la Iglesia católica su  posición no tenía un carácter bien definido. En ese  momento  necesitaba unir a todos los elementos de la oposición. Debía representar a la totalidad de las herejías frente a la ortodoxia católica.  Pero ese fervor revolucionario de los  comienzos no duró mucho. Sin embargo,  el vehemente llamado de Lutero encontró tierra fértil en las masas más explotadas,  los campesinos. Estos, que constituían la gran masa de la nación alemana,  debían soportar el peso íntegro de todo el edificio social: de los príncipes, funcionarios, de la nobleza, frailes, patricios y burgueses.

Lutero pronto abandonó a los elementos populares que formaban filas en  su movimiento reformista.  Se integró a la coalición de burgueses, aristócratas y monárquicos. Ya no lanzó más arengas encendidas convocando a la guerra de exterminio contra Roma. Al contrario. Sus dardos apuntarían  ahora en otra dirección.

TOMÁS MÜNZER, UN REVOLUCIONARIO

Muy distinta fue la conducta de Tomás Münzer. Había nacido en Stolberg, Alemania,  el  21 de diciembre de 1489. Su erudición teológica le valió pronto el título de doctor y un puesto de capellán en un convento de monjas. En 1522 se hizo predicador en Altestedt.  Allí empezó a reformar el culto. Suprimió totalmente el uso del latín  antes que Lutero se atreviese a hacerlo y  permitió que la Biblia se leyera entera. Organizó la propaganda en toda la región.  Altestedt  se transformó en el centro anticlerical  popular de Turingia.  Predicó la violencia. Llamó a los príncipes sajones y al pueblo a la lucha armada contra los curas romanos. Fue el valiente portavoz del partido revolucionario de los campesinos y los plebeyos.  Leal a ellos hasta su muerte. 

Tomás Münzer fue durante un período seguidor de Martín Lutero. Después lo repudió y llegó a llamarlo “doctor Mentiras”. Se separó entonces de la Reforma burguesa y se transformó en agitador político.

                                                  Tomás Münzer

La doctrina política de Tomás Münzer procedía directamente de su pensamiento religioso revolucionario. Se adelantaba a la situación social y política de su época. Lo mismo ocurría con  su teología, con relación a las ideas y conceptos entonces en boga.  Su filosofía religiosa se acercaba al ateísmo; su programa político tenía afinidad con el comunismo utópico. Estos brotes de comunismo expresaban los anhelos de todo un sector de la sociedad alemana. Y desde que Münzer los formuló por primera vez con cierta claridad, los encontramos en todos los grandes movimientos populares.

LA GUERRA DE LOS CAMPESINOS EN ALEMANIA

Un acontecimiento puso a prueba a los dos reformadores, al burgués y al revolucionario.  Fue la guerra de los campesinos en Alemania. La sublevación general de ellos se inició el domingo 2 de abril de 1525. Münzer se puso a su cabeza.
 
EL “DOCTOR MENTIRAS”

Los sectores reaccionarios, olvidando viejos rencores,  se unieron en una santa alianza “contra las bandas asesinas de campesinos ladrones”. Ahí  estaban  burgueses y príncipes,  nobles y curas,  el Papa y Lutero. Este último se lanzó contra los sublevados exclamando: “Hay que despedazarlos, degollarlos y apuñalearlos, en secreto y en público. ¡Y los que puedan que los maten como se mata a un perro rabioso!  Por esto, queridos señores, oídme y matad, degolladlos sin piedad. Dejad que hablen los arcabuces, sino será mil veces peor”. Así  predicaba ahora el “doctor Mentiras”, como lo apodó Tomás Münzer.

LA DERROTA  DE  LOS CAMPESINOS

Los príncipes y feudales,  contando con ejércitos organizados, teniendo caballería y cañones,  vencieron a los campesinos el 7 de julio de 1525. Los últimos focos de resistencia fueron  exterminados el 25 de julio.

El más grandioso intento revolucionario del pueblo alemán terminó  derrotado.   En esos casi cuatro meses de desiguales combates perecieron unos 130 mil campesinos.  Luego,  se desató una cruel represión contra los sobrevivientes.

Tomás Münzer fue hecho prisionero, torturado y ejecutado el 27 de mayo de 1527, a la edad de 38 años. Subió al cadalso con la misma valentía que tuvo en toda su vida.

Martín  Lutero falleció en su lecho el 18 de febrero de 1546,  cuando tenía  53.



  



                      

                   

lunes, 25 de mayo de 2020

LA MASACRE DEL 25 DE MAYO DE 1922







                                               Iván Ljubetic Vargas, historiador del
                                               Centro de Extensión e Investigación
                                               Luis Emilio Recabarren, CEILER





1922 se inició muy mal para los trabajadores chilenos. Gobernaba Arturo Alessandri Palma, quien había triunfado en las elecciones presidenciales del 25 de junio de 1920, encabezando la Alianza Liberal.

Muy pronto sus demagógicas promesas de bienestar para la “chusma”, se habían disueltos como pompas de jabón. La crisis se agudizaba. Muchas oficinas salitreras apagaban sus fuegos y los obreros eran lanzados a la cesantía. El 3 febrero de 1921 soldados del Regimiento Esmeralda y policías habían perpetrado una terrible masacre en la oficina salitrera San Gregorio.

Muchos pampinos volvían a sus lugares de origen. Pero la mayoría se quedó en Santiago.


El escritor Manuel Rojas, Premio Nacional de Literatura 1957, describe muy bien el dramático momento vivido por los cesantes:

“Llegaron en barcos caleteros, amontonados, con sus pocas pilchas, sin saber a dónde iban ni donde se detendrían, en que trabajarían ni qué comerían, en que conventillo, ranchos o callampas tenderían sus huesos, con su mujer y sus hijos los casados, solos y amontonados los solteros: había una crisis, se vendió mucho salitre durante la guerra mundial, eso a pesar de que los alemanes no pudieron comprarlo en los  últimos tiempos –los gringos les hundían los barcos-  y se vieron obligados a sacarlo del aire; los alemanes pueden  inventar cualquier cosa, desde brutalidades hasta buena música y filósofos, y las compañías se hincharon de plata, salitre para todo el mundo, pedir no más, ahí están los rotos, no serán alemanes, no inventarán gran cosa, pero sacarán montañas de salitre, de carbón, de hierro, de azufre, de manganeso, de lana; antes sacaron montañas de plata; paguen y llévenselo, sí, las compañías ganaron mucha plata, los rotos lo indispensable, lo que le permitió seguir viviendo para seguir sacando montañas o ríos de materias primas: cuando piden, no piden gran cosa, pero siempre se les niega; cada huelga cuesta días, semanas, meses y a veces los milicos matan algunos huelguistas, los mataron en Iquique y los volverán a matar cualquier día; los pacos tampoco lo hacen mal, hay que defender la patria de estos rotos que sólo piden comida; pasan hambre, se joden...

“-Y ahora, ¿qué hacemos?
-Algo tenemos que hacer.

Nadie hará nada por ellos, ¿tantos años trabajando y no ahorraron nada?, ¿qué íbamos a ahorrar, huevón, si apenas nos alcanza para vivir?, ¿no ha leído a Carlos Marx?; entre la gallada venían quienes habían oído hablar de Recabarren y pagados sus cuotas a la Mancomunal de Obreros de Tocopilla y leído ‘El Despertar de los Trabajadores’; no crea que somos tan cerrados de mollera; tendremos que buscar algo, Juan, dicen que más discurre un hambriento que cien letrados, no esperes nada del gobierno, son pura boca...” (Manuel Rojas: “La oscura vida radiante”)

Relata Elías Lafertte: “Al día siguiente, Primero de Mayo, salí en un automóvil con Recabarren. Fuimos a visitar los albergues donde el gobierno de Alessandri mantenía en pésimas condiciones de vida y de salubridad, a los obreros del norte que había traído a Santiago a raíz de la paralización de numerosas oficinas salitreras. Estuvimos en tres albergues, donde encontré a algunos viejos compañeros de mis días de pampino. En todos ellos acogían a Recabarren con grandes demostraciones de cariño y respeto. En la tarde fuimos a un mitin en la Alameda, donde Recabarren pronunció un discurso lleno de contenido y agitación”. (Elías Lafertte: “Vida de un Comunista”, página 155)

El jueves 25 de mayo de 1922 salieron a la Alameda miles de cesantes y sus familiares. Pedían mejores condiciones de existencia.

El gobierno de Alessandri respondió enviando soldados. Fue  a los pies de la estatua de Bernardo O’Higgins, del Padre de la Patria, donde miembros del ejército   dispararon sobre la multitud desarmada. Cayeron varios asesinados y heridos.

Fue una de las ocho masacres perpetradas durante el primer gobierno de Arturo Alessandri Palma.  Este, además de asesino,  mentiroso. 

En una nota  confidencial enviada al Intendente de Tarapacá le decía:

“Recabarren es el tipo más cobarde y malo que yo jamás haya conocido. Agita a los obreros y se esconde como ocurrió en San Gregorio, en Santa Rosa y al pie de la estatua  de O’Higgins” ( Citado por Julio Pinto V. en “Luis Emilio Recabarren. Una biografía histórica”)                                                                          

Una vez más, intentando culpar a las víctimas de las masacres.