lunes, 28 de noviembre de 2011

Carta al señor embajador y escritor don Roberto Ampuero


Señor

Roberto Ampuero

Embajada de Chile en México


Señor Embajador

En circunstancias distintas, señor Ampuero, lo habríamos felicitado por su designación como embajador de nuestro país en México. Pensamos en Juan Rulfo, Mariano Azuela, Diego Rivera, Frida Kahlo, López Velarde, Octavio Paz, Carlos Fuentes, por sólo nombrar a algunos. La lista es amplia de novelistas, poetas, pintores, muralistas, cineastas que han convertido a México en un país gravitante en la cultura de América. Cuna de exiliados, jamás negó amparo a quienes huían de las dictaduras de aquí y de allá. Al triunfar el fascismo en España, el gobierno y las organizaciones de México, se abrieron a recibir a miles de creadores españoles. De seguro, usted se va a encontrar con alguno de los chilenos que huyeron del horror vivido en este país, durante la dictadura de Augusto Pinochet, lacayo de la derecha. (1973-1990). ¿Huirá o bajará la vista como demostración de vergüenza? ¿Tendrá el coraje de saludar a quienes perdieron a sus seres queridos, en medio del terror de la tiranía? ¿Se recluirá en su mansión o saldrá a recorrer la ciudad de México, disfrazado de mendigo, como lo hizo un rey para conocer a su pueblo?

Cuando usted adhirió a la candidatura de Sebastián Piñera, nos preguntamos cuáles habrían sido sus motivaciones. ¿Oportunismo? ¿Realidad política? Usted desde hacía tiempo había abjurado de sus convicciones políticas. Casi nos pareció natural el apoyo a la derecha, aunque siempre se cree que hay una pizca de dignidad que no se tranza. Quien militó en las Juventudes Comunistas, se exilió, sufrió persecuciones, acaso torturas, de súbito aparecía apoyando al candidato de la oligarquía. No olvidemos que las novelas se nutren de estas historias oprobiosas, para endulzar la vida de tantas amarguras que sufre el ser humano. El destino -quizá usted sin enterarse- lo ha convertido en personaje de sus propias creaciones. Albricias. ¿Cuáles son las motivaciones, señor Ampuero, que influyen en el ser humano a dar estas volteretas? El oficio de volatinero no es una profesión indigna. Ellos pueden sufrir una caída fatal y se desnucan. Quizá usted jamás fue un militante de verdaderas convicciones ideológicas. No es el caso -y de alguna manera lo entendemos- de quien es torturado y decide colaborar con sus celadores.

Emporcarse en forma voluntaria es propio de seres que se han envilecido. Su trayectoria al regresar del exilio, al comienzo zigzagueante, hacía presumir que usted vivía un proceso de saneamiento mental, quizá de reformulaciones políticas, aunque por desgracia derivó o abrazó -para ser precisos- la postura de esa derecha retrógrada, canalla, asesina, ladrona por antonomasia, que mira con “respeto” a sus sirvientes. Cuidado. En cualquier momento lo pueden defenestrar. ¿Piensa acaso, en aquellos que deben luchar a diario para sobrevivir en un Chile diseñado por traficantes del dinero? Tal vez cuando usted escribe, experimenta dudas y una ráfaga de arrepentimiento cruza por su cerebro, sin embargo, el olor al poder, al boato, a servir al amo que lo han premiado en forma tardía, posee la fortaleza de cerrar el camino a la verdad. “La verdad se representa desnuda; pero debajo de la piel sangra”. Paul Valéry.

De nefelibata usted ha caído en las redes nauseabundas de los zarracatines, sus nuevos patrones. Le ahorro el tiempo de consultar el diccionario, aunque usted don Roberto, ha llegado a la embajada de México como objeto de decoración. Nefelibata: dicho de una persona soñadora que anda por las nubes.
Zarracatín: regatón que procura comprar barato para vender caro.

Creemos representar el pensamiento de infinidad de compatriotas.

Walter Garib

sábado, 26 de noviembre de 2011

EL VI CONGRESO Y LA PRIMERA CRISIS EN EL PC



Hacia los cien años del Partido Comunista de Chile:

EL VI CONGRESO Y LA PRIMERA CRISIS EN EL PC

Iván Ljubetic Vargas

El gran dirigente comunista, Luis Corvalán Lépez, escribió en su obra ‘De lo vivido y lo peleado. Memorias’: “El Partido Comunista de Chile, como todos los partidos políticos, ha tenido altibajos, períodos de ascenso y de descenso en su influencia de masas, de crecimiento y de merma en sus filas; ha saboreado la victoria e ingerido el áspero trago de la derrota, ha conocido días de salud rebosante y de crisis agudas a lo largo de su dilatada historia”.

Entre estas últimas menciona la de 1924, la de 1927-1928, la de 1931-1932, la de comienzos de los años 50 y la que se inició a fines de los 80.

En esta oportunidad, nos referiremos a la primera de ellas.

EL VI CONGRESO NACIONAL DEL PC

Los días 18 y 19 de septiembre de 1924 tuvo lugar, en la ciudad de Viña del Mar, el Sexto Congreso Extraordinario del Partido Comunista de Chile.

Fue éste, uno de los torneos nacionales más conflictivos en la historia de la colectividad. Un grupo fraccional, que actuaba en el interior del Partido en Santiago, logró una temporal y precaria mayoría en la Sección de la capital eligiendo sus delegados al Sexto Congreso. Ya en el desarrollo del evento, en un golpe de audacia y aprovechándose que los delegados de las otras 17 secciones del país no conocían su proceder, obtuvieron la elección de un Comité Ejecutivo Nacional en que quedaron en mayoría.

DEJAN A RECABARREN EN LA MINORÍA

De los siete miembros designados (Ernesto González. Roberto Pinto, Manuel Quinta, Juan Ramírez, Ambrosio Torres, Lino Paniagua y Luis Emilio Recabarren) cuatro, los cuatro primeros, pertenecían al grupo fraccional. Recabarren quedó, de esta forma, colocado en la absurda situación de minoría.

La información que se tiene de este Congreso Extraordinario es escasa. En cuanto a acuerdos adoptados, sólo se conoce que “se señala que las secciones debían ser reemplazadas por células; sin embargo, no se adoptaron claras resoluciones al respecto”.

Por su parte, el ex diputado comunista José Vega Díaz relata que en ese Congreso Recabarren abogó por aplicar fuertes sanciones a quienes, siendo candidatos a parlamentarios por el Partido en las elecciones de marzo de 1924, hicieron pactos con elementos de los partidos de gobierno, en circunstancias de que el Presidente Alessandri efectuaba una descarada intervención electoral en contra de los intereses del Partido Comunista.

CONTRA LOS ELEMENTOS CORROMPIDOS

José Vega Díaz en ‘El Aprendiz de Comunista’, aparecido en la revista ‘Principios’ Nº 130-131 de marzo-junio 1969, sostiene que “el diario ‘Justicia’ publicó una larga lista de sancionados por violar los principios del Partido, por incurrir en vicios atentatorios a la moral comunista y por faltar a la disciplina. A partir de esa lucha librada por Recabarren contra los elementos corrompidos, se desataron las diatribas en su contra. Ante la amenaza de disgregación –continúa el dirigente José Vega Díaz-, fui partidario de cuidar cuanto habíamos construido con tantos sacrificios, alejando a los provocadores y agentes del enemigo incrustados en los organismos del Partido, sostuve la necesidad de sacar de sus cargos a los elegidos en Viña del Mar, especialmente aquellos que amenazaban romper la unidad del Partido y del movimiento sindical”.

EN UN DIFÍCIL MOMENTO DE SU VIDA

Recabarren recibió el golpe que la fracción le asestó en el Sexto Congreso en un momento muy difícil de su existencia: aquejado por seria enfermedad al cerebro, muy agotado por las intensas actividades desplegadas en los últimos meses, aún no repuesto de la terrible depresión que a fines de agosto lo llevara a atentar contra su vida, que no se concretó sólo por la oportuna intervención de su compañera, Teresa Flores.

LA RESPUESTA DE RECABARREN

Pero, a pesar de esas circunstancias, el fundador del Partido Comunista reaccionó rápida, enérgica y audazmente para condenar la maniobra de la fracción.

En nota fechada el 2 de octubre de 1924, y publicada por el periódico ‘Justicia’ el día 6, titulada “No acepto la designación”, se dirigió a las secciones del país, informando sobre lo ocurrido en el Sexto Congreso y señalando que “siendo la mayoría de este Comité (el CEN elegido en ese torneo, Nota del autor) compuesto por personas que carecen de antecedentes y competencia para afrontar las responsabilidades de este cargo, aviso a las secciones que no acepto el cargo para que me ha designado el Congreso y creo que las secciones deben provocar un voto general para resolver esta situación creada por el Congreso”.

NO PUEDEN CONSTITUIR EL CEN

Los fraccionalistas intentaron constituir el Comité Ejecutivo Nacional con sus cuatro miembros. Entonces se constató que dos de ellos, Roberto Pinto y Juan Ramírez, estaban estatutariamente inhabilitados para ser componentes del CEN, pues el artículo 38, de los Estatutos –aprobados en el Quinto Congreso de 1923- estipulaba: “El Comité Ejecutivo Nacional será el órgano superior del Partido, se compondrá de siete afiliados con tres años de antigüedad a lo menos y permanece un año en funciones. No pueden formar parte de él los parlamentarios, regidores y demás representantes ante instituciones burguesas”. Ambos no tenían dos años de militancia en el Partido.

LA POLÉMICA PÚBLICA

A partir del 12 de octubre se desató una polémica pública entre Recabarren y miembros de la fracción. Ese día en “Justicia” aparecieron dos comunicados. Uno del maestro, otro de Roberto Pinto. Este sostiene que Recabarren “no debe tener la fatuidad de creerse superhombre, ni menos creerse el amo y señor de esta colectividad”.

El 15 se publicó nuevo artículo de Recabarren. Allí descalificaba la auto denominación de izquierdistas, que se atribuían los componentes de la fracción. Afirmaba: “Yo no sé que en Santiago se haya manifestado hasta la fecha ninguna discusión ni tendencia doctrinaria que denuncien la existencia de una izquierda y derecha en materia de doctrinas. Lo único que he visto es una pecha vanidosa por ocupar cargos, puestos y comisiones, tengan o no, capacidad para ello. Esa pequeña minoría que existe en nuestra sección, poseída de vanidad, es ésa quién a sí misma se da el título de izquierda, porque lucha contra los comunistas más antiguos que, por buen juicio de la mayoría de los afiliados de esta sección, han tenido en sus manos la dirección del Partido”.

TRATAN DE CANALLA AL FUNDADOR

El 17 de octubre, “Justicia” siguió abriendo sus páginas a la polémica pública. Apareció en la edición de ese día la opinión de Castor Vilarín, quién sostuvo: “No es Recabarren quien pueda apreciar la conducta de ningún militante, porque sólo conoce lo que le llegan a contar a su escritorio los agentes confidenciales”. Añadía: “Recabarren no es comunista porque dice cada vez lo que le conviene y no lo es; merece el calificativo de canalla”.

El 18, Juan Ramírez, de la fracción, escribió: “El empuje de la conciencia ha hecho temblar al veterano, y creyéndose señor del castillo, nos pone vallas y envía circulares difamatorias a través del país”.

LA POSITIVA RESPUESTA DEL PARTIDO

Para superar la crisis, Luis Emilio Recabarren propuso una salida democrática: realizar una votación directa en que participaran todos los militantes del Partido. Así se acordó. Las elecciones fueron programadas para el 13 de diciembre de 1924.

Ese día, los militantes de todas las secciones del país votaron eligiendo un nuevo Comité Ejecutivo Nacional. Las primeras siete mayorías correspondieron a Luis Emilio Recabaren. Galvarino Gil, Roberto Salinas, Carlos A. Sepúlveda, Lino Paniagua, Luis Guzmán y Salvador Barra Woll. Todos probados revolucionarios.

Recabarren no llegó a saber los resultados de esta votación, pues sólo fueron conocidos después de su muerte. Recabarren fue reemplazado en el CEN por Tomás Connelly.

No está del todo claro quien fue designado en esa ocasión Secretario General.

Hernán Ramírez, en su obra ‘Origen y Formación del Partido Comunista de Chile’ opina que le correspondió este cargo a Carlos A. Sepúlveda, el que “se trasladó a Iquique a mediados de 1925, donde fue detenido por la policía. Luego, indisciplinadamente, hizo dejación de su cargo, por lo que la Secretaría General fue entregada al joven y brillante dirigente Galvarino Gil”.

OTRAS OPINIONES

Este mismo historiador, sostiene que “a mediados de diciembre de 1924, Eliodoro Estay, dirigente del Partido Demócrata, se entrevistó con Galvarino Gil, Secretario General del Partido Comunista...”

Según se menciona en ‘Chacón’, escrito por José Miguel Varas, Juan Chacón Corona recordaba: “Galvarino Gil, chico y delgadito, pampino, quedó como Secretario después de Recabarren. Era firme y habiloso... Gil vivió poco. Tenía tuberculosis. Fue un dirigente de gran talla, con visión rara para su tiempo.”

Juan Vargas Puebla en entrevista, publicada en ‘El Siglo’ del 1º de Mayo de 1973, relata: “De los comunistas recuerdo a Galvarino Gil, que cuando Recabarren se suicidó, él asumió la Secretaría del Partido... Fue un verdadero héroe anónimo de la lucha; trabajó en el periódico “El Despertar de los Trabajadores” de Iquique; en Antofagasta en los periódicos honorarios del Partido; se vino a hacer “Justicia” y “La Federación Obrera de Chile”, con Recabarren a Santiago. Murió tuberculoso, durante la dictadura de Ibáñez, muerto de hambre”.

Todo parece indicar, que el Secretario General del Partido Comunista desde el VI Congreso de septiembre de 1924 hasta poco antes del VII Congreso de diciembre de 1925 fue Galvarino Gil.

CONCLUSIONES

La primera crisis en la historia del Partido Comunista de Chile se inició en el VI Congreso Nacional, efectuado los días 18 y 19 de septiembre de 1924. Fue superada echando mano a la democracia interna, por la votación directa de los miembros a la Dirección Nacional, en que participaron todos los militantes.

Fue una de la tantas ocasiones en que Recabarren, al proponer esta salida a la crisis, actuó como un verdadero leninista.

Lenin había escrito en su trabajo ‘La socialdemocracia y las elecciones a la Duma’ en 1906-1907: “Todos los asuntos del Partido deben ser manejados –directamente o por medio de representantes- por todos los miembros del Partido en un plano de igualdad de derechos, sin excepción”. (Lenin: Obras Completas, tomo 14, página 253)

COLABORACIÓN: Círculo Virtual de Estudios Histórico-Políticos

Se aplaza hasta nuevo aviso: Encuentro de Solidaridad con Venezuela



Se aplaza hasta nuevo aviso: Encuentro de Solidaridad con Venezuela

Estimadas compañeras y compañeros:

Por este medio les comunico que el Encuentro de Solidaridad con Venezuela, a realizarse este sábado 26 en la USACH, ha sido aplazado hasta nuevo aviso.

Agradecidas y agradecido por todo el apoyo, solidaridad y esfuerzo manifestado durante meses de trabajo, reciban nuestros fraternos saludos bolivariano.

OSCAR UPEGUI

jueves, 24 de noviembre de 2011

PRINCIPIOS N°4 - OCTUBRE 1941






"PRINCIPIOS" N° 4 - OCTUBRE 1941 - PAGINAS 20 a 21 - SEGUNDA EPOCA

DIRECTOR: GALO GONZALEZ

REVISTA MENSUAL TEORICA Y POLITICA

EDITADA POR COMITE CENTRAL

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Puedes ver o descargar documento completo en pdf:

PRESIONAR AQUÍ

LA JUVENTUD, FACTOR IMPORTANTE EN LA VICTORIA SOBRE EL FASCISMO




LA JUVENTUD, FACTOR IMPORTANTE EN LA VICTORIA SOBRE EL FASCISMO

Por ELIAS LAFFERTE

Al analizar las causas de la subida del fascismo al poder, no cabe ninguna duda del importante papel que desempeñó el que el fascismo lograra atraer a grandes sectores de la juventud, inspirándole la creencia de que le interesaban los anhelos de la juventud, las necesidades, que podía asegurarle el alimento, el vestuario y el trabajo.

El fascismo explotó hábilmente las aspiraciones de la juventud.

El fascismo, dictadura terrorista, sanguinaria y descarada de los elementos más reaccionarios y chovinistas del capital financiero, nada de esto ha podido proporcionar a la juventud, sólo le ha proporcionado más hambre y un trabajo servil: el trabajo forzado. Prometió a la juventud un porvenir venturoso y de trabajo y sólo le trajo despidos en masa de las empresas y campos de trabajos y ejercicios militares para ser conducidos más tarde a la muerte en la guerra de rapiña desencadenada por los agresores nazifascistas.

Es la juventud la carne de cañón del fascismo. Y son los jóvenes también quienes en los distintos países están dando mayores muestras de heroísmo en la lucha contra la barbarie fascista enemiga de la cultura y de los derechos de la juventud. Ayer fué el ejemplo inolvidable de heroísmo de la juventud española en defensa de su patria invadida por los fascistas. Hoy los jóvenes de Francia entregan su sangre y su vida contra la esclavitud hitleriana. Raymond Guyot, Secretario General de la Internacional Juvenil Comunista ha sido asesinado por los verdugos de Francia.

En China, los jóvenes ocupan los puestos de mayor sacrificio, combatiendo al invasor imperialista. Los jóvenes de Inglaterra, la radiante juventud de la Unión Soviética, admiración del mundo por su coraje y heroísmo, defendiendo la patria de Lenin y Stalin.

En nuestro continente, la juventud comienza a encontrar el camino de su unidad. En la Argentina, a pesar de todos los obstáculos que la oligarquía y la represión policial han opuesto, han realizado el Congreso de la Juventud Argentina en la provincia democrática de Córdoba, para encarar sus más vitales problemas y su unidad contra el nazifascismo. Y los Jóvenes argentinos como los jóvenes chilenos, ante el atropello y la bestialidad de las hordas nazis, cuando han apresado a ciudadanos de nuestros países, han salido a manifestar su repudio a los monstruos fascistas, que en su cobarde represalia y presión sobre el Gobierno intentan impedir que sean desbaratados los planes siniestros de la quinta columna y se tomen las medidas que el país entero reclama: clausura de los consulados nazifascistafalangistas, focos de intrigas y espionaje.

Enormes son los peligros que se ciernen sobre nuestro pueblo, sobre su dependencia como nación soberana. La amenaza de esclavitud y sojusgamiento de nuestro país es muy seria en esta lucha de las fuerzas 1ibres y democráticas contra la barbarie y esclavitud nazifascista: no podemos ser ni un sólo instante neutrales; nuestro deber categórico es estar por él triunfo de la civilización y de la cultura, al lado de la Unión Soviética, Inglaterra y demás pueblos que luchan contra el fascismo.

En el terreno de la juventud, esta lucha unitaria antifascista ha de tener una amplitud enorme, ha de congregar a todos los jóvenes y organizaciones NO FASCISTAS. La Juventud tiene que borrar de sus métodos de trabajo el sectarismo en cualquiera forma que se manifieste. La Juventud Comunista no tiene porqué copiar los métodos de trabajo del Partido Comunista; los jóvenes comunistas han de saber adaptarse al espíritu y a las exigencias de la juventud, saber encontrar métodos propios para llegar al seno de las masas juveniles, impulsar sus luchas, su educación.

El Partido Comunista ha de enfocar con abierto espíritu autocrítico, la responsabilidad que le cabe en la dirección y en el apoyo a la Juventud Comunista, como un problema que no sólo atañe a la Juventud Comunista, sino como un problema del movimiento comunista en su conjunto. La XI Sesión Plenaria del Comité Central del Partido Comunista ha de prestarle toda la atención a los problemas juveniles para hacer de la Juventud Comunista una potente organización de masas, que agrupe a miles y miles de jóvenes, para salvar a la joven generación.

La juventud chilena celebrará en breve un Congreso Nacional; es nuestro deber prestarle el máximo apoyo y ayuda en la constitución de los Comités Pro Congreso.

Este Congreso que ha de agrupar a todas las organizaciones democráticas de nuestro país: la Juventud Radical, la Juventud Socialista, Comunista, Democrática, Socialista de Trabajadores, jóvenes católicos, protestantes, evangelistas, israelitas, jóvenes campesinos, centros estudiantiles, jóvenes deportistas, ha de dar a toda la juventud chilena un programa claro y sencillo, que recoja el clamor de nuestra juventud en defensa de la libertad y de la independencia de la Patria y el aniquilamiento de los monstruos nazifascistasfalangistas que amenazan hundir a toda la humanidad en la barbarie y la esclavitud.

El Congreso de la Juventud ha de dar también la más estrecha unidad de todas laa organizaciones antifascistas de nuestro país. Y en su programa ha de consignar el respeto a nuestro régimen democrático, a los derechos de los jóvenes obreros. Tierra para los jóvenes campesinos. Por el desarrollo de nuestra propia economía independiente. Incautación de las empresas nazifascistasfalangistas. Expulsión y castigo para los agentes nazifascistas. Por la Reforma Universitaria, campos deportivos para la juventud. Escuelas técnicas y agrícolas.

Una elevada y noble tarea tienen por delante los jóvenes comunistas junto a todas las demás fuerzas democráticas juveniles; el aplastamíento del nasifascismo, la ayuda y la solidaridad con la URSS, Inglaterra, China. Y, en esta tarea, han de apartar todo lo que los desuna, todo lo que los separe o divida para derrotar a los caníbales nazifascistas.

PUBLICADO EN :

"PRINCIPIOS" N° 4 - OCTUBRE 1941 - PAGINAS 20 a 21 - SEGUNDA EPOCA

DIRECTOR: GALO GONZALEZ

REVISTA MENSUAL TEORICA Y POLITICA

EDITADA POR COMITE CENTRAL

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Puedes ver o descargar documento completo en pdf:

PRESIONAR AQUÍ

"PRINCIPIOS" N° 3 - SEPTIEMBRE 1941






"PRINCIPIOS" N° 3 - SEPTIEMBRE 1941 - SEGUNDA EPOCA

DIRECTOR: GALO GONZALEZ

REVISTA MENSUAL TEORICA Y POLITICA

EDITADA POR COMITE CENTRAL

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Puedes ver o descargar documento completo en pdf:

PRESIONAR AQUI

LUCHEMOS CONTRA EL SECTARISMO EN NUESTRAS PROPIAS FILAS



LUCHEMOS CONTRA EL SECTARISMO EN NUESTRAS PROPIAS FILAS

Por GALO GONZALEZ

Nuestro Partido, el Partido Comunista, desde su fundación en nuestro país por el inolvldable maestro Luis Emilio Recabarren. ha venido luchando como un verdadero partido Nacional y patriota en defensa de los intereses de la clase obrera, de los campesinos y del pueblo de Chile.

Desde que las hordas hitlerianas atacaron a la Unión Soviética se ha producido un cambio profundo en la situación política internacional, la guerra se ha transformado en una guerra de la barbarie en contra de la civilización. Así lo comprenden los pueblos de todo el mundo y buscan el camino para formar, en cada país y en el terreno internacional un frente común de lucha en contra del enemigo común: el nazifascismo, falangismo, o con el nombre que se quieran encubrir en cada país, para servir los planes sanguinarios del hitlerismo, como el moviminento de Guillermo Izquierdo Araya y Jorge González von Marees en nuestro país, que para escarnio se hace llamar "Frente de la Patria".

Cada hombre democrático, cualquiera que sea su credo político o religioso tiene su puesto en esta lucha en la que no puede haber términos medios: o se está con la barbarie nazifascista que trata de esclavizar al mundo, o se está con el frente único de los pueblos que luchan por aplastar definitivamente la bestia brutal del hitlerismo.

Nuestro Partido, como Partido auténticamente democrático, que ha sido siempre y será el más consecuente luchador contra el nazifascismo tiene, en estos momentos transcendentales que vive la humanidad, que multiplicar su trabajo para crear en Chile un gran frente democrático de ayuda a la URSS y a los pueblos que luchan junto a ella (Inglaterra, los EE UU., China, etc.), por la liberación e independencia nacional de cada país, por la liberación de los pueblos sometidos por Hitler. (Polonia, Checoeslovaquia, Bélgica, Holanda, Yugoeslavia, Rumania, etc.).

Los militantes de nuestro partido y, especialmente, sus cuadros dirigentes, tenemos la obligación de estudiar y comprender los cambios producidos en el mundo y en Chile, terminar con el sectarismo en nuestras filas, hacer desaparecer todos sus vestigios, que han sido siempre perjudiciales y hoy más que nunca, cuando se trata de unir a todas las fuerzas antinazifascistas en un frente de lucha común contra un enemigo común, bárbaro y sanguinario como es el hitlerismo.

Debemos abrir en nuestro Partido, de arriba abajo una amplia discusión para descubrir los resabios y vestigios sectarios que existen todavía en los militantes y dirigentes, que pretenden que todo el mundo piense como ellos, que no quieren o se niegan a trabajar con gentes de otras ideologías o de otras creencias, sin fijarse en el daño que hacen en estos momentos en que se trata de crear un amplio movimiento de masas democrático, antinazifascista en el país, para impedir y aplastar la conspiración de las fuerzas nazifascistas ligadas estrechamente con la oligarquía nacional.

El que se niegue a trabajar con los aliados, aunque sean estos momentáneos no ha comprendido nada del marxismo-leninismo-estalinismo que nos enseña y nos permite actuar con flexibilidad de acuerdo con las circunstancias que la propia vida crea, sin hacer concesiones de principios: ajustar nuestra acción a las condiciones objetivas que se producen en todo momento; saber buscar y encontrar los aliados que quieran marchar junto al proletariado, tras un objetivo común -en este caso, la lucha contra el nazifascismo y la oligarquía nacional, que son los enemigos jurados del proletariado y de las capas progresistas del país.

Todo el trabajo del Partido y de cada militante, debe estar orientado hacía este objetivo, a organizar y fortalecer el movimiento democrático, organizando a través del país, una red de comités de ayuda a la URSS y a los pueblos que luchan junto a ella contra el hitlerismo. Cada militante comunista que actúe en una organización de masas, sea ésta grande o pequeña, tiene la obligación de trabajar en este sentido, ganando pacientemente y convenciendo a cada uno de sus componentes para su participación activa en este movimiento democrático haciéndole ver los peligros que amenazarían a la humanidad si por desgracia llegara a ganar la guerra Hitler.

Frente a estos hechos, hoy más que nunca, se plantea a nuestro Partido la tarea de trabajar por la unidad de acción con el Partido Socialista, para organizar y fortalecer este movimiento, para reestructurar el Frente Popular y trabajar en común por el cumplimiento del Programa que prometimos cumplir.

Es cierto que hemos tenido profundas divergencias con el Partido Socialista y seguiremos teniéndolas en algunos puntos de apreciación, pero esto no quita que nos pongamos de acuerdo sobre los puntos en los que coincidimos.

El Partido Socialista se ha pronunciado por la ayuda a la URSS, por el cumplimiento del programa prometido al pueblo, por la reforma al Código del Trabajo que dé mayores beneficios a la clase obrera, etc.

Esto nos dá la medida de las posibilidades de reanudar las relaciones amistosas con los camaradas socialistas que en la base, en los sindicatos, no han estado cortadas; siempre en la lucha por las reivindicaciones de la clase obrera, han estado de acuerdo socialistas y comunistas.

Esto no significa que renunciemos a la critica; pero ésta debe ser una critica constructiva y educativa, que eduque a las masas de ambos partidos y a las masas populares en general. Cada militante debe tener claridad en este sentido, no poner obstáculos de ningún género. No estar recordando a cada momento el pasado, sino actuar y marchar sobre lo presente discutiendo fraternalmente sobre la base de un programa de acción, elaborado en común. Si nos ponemos de acuerdo en dos, tres o más puntos, sobre esos marcharemos; en lo que no estemos de acuerdo, por el momento, seguiremos discutiendo. El militante o el dirigente que se niegue a realizar este trabajo amplio de masas, no ha comprendido nada de la verdad leninista de que mucho, de lo que para nosotros está comprendido, no lo está aún para las masas que todavía no han alcanzado el grado de madurez política revolucionaria.

Nuestro gran maestro. Lenin. en su libro. "El Extremismo, enfermedad infantil del comunismo" —que todos nuestros militantes deben leer y estudiar particularmente en este momento— decía, refiriéndose a la política que un partido bolchevique debe seguir con sus aliados: "Obtener la victoria sobre un adversario más poderoso, únicamente es posible poniendo en tensión todas las fuerzas y utilizando OBLIGATORIAMENTE con solicitud, minucia y prudencia, las menores discrepancias entre los enemigos, las más pequeñas oposiciones de intereses entre la burguesía de los distintos paises, en los diferentes grupos o diferentes categorías burguesas en el interior de cada país. Hay que aprovechar igualmente, las menores posibilidades de obtener un aliado, aunque sea temporal, vacilante, poco seguro, condicional. El que no comprenda esto no ha comprendido ni una palabra del marxismo ni del socialismo científico contemporáneo, "civilizado" en general. El que no ha demostrado en la práctica, durante un intervalo de tiempo bastante considerable y en sitúaciones diversas, su habilidad para aplicar esta verdad a la realidad no ha aprendido todavía a ayudar a la clase revolucionarla en su lucha por liberar de la explotación a toda la humanidad laboriosa. Y lo dicho se aplica, tanto al periodo anterior a la conquista del poder político por el proletariado, como al posterior".

Los militantes de nuestro Partido no debemos olvidar esta grandiosa enseñanza leninista que fué uno de los principios tácticos más valiosos que el Partido Bolchevique de Lenln y Stalin aplicó antes, durante y después de la revolución de Octubre.

Trabajemos con tesón, abnegación y audacia, para realizar esta grandiosa tarea de unir en un sólo frente de lucha a toda la población laboriosa y progreststa de nuestro pais, para destruir los planes de los nazifascistas y de la oligarquía nacional.

PUBLICADO EN :

"PRINCIPIOS" N° 3 - SEPTIEMBRE 1941 - PAGINAS 12 a 14 - SEGUNDA EPOCA

DIRECTOR: GALO GONZALEZ

REVISTA MENSUAL TEORICA Y POLITICA

EDITADA POR COMITE CENTRAL

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Puedes ver o descargar documento completo en pdf:

PRESIONAR AQUÍ

INVITACIÓN “Suramérica retoma el camino histórico de la integración”





El Movimiento de Solidaridad con Venezuela invita a Usted a asistir a la Ponencia “Suramérica retoma el camino histórico de la integración” del profesor Pedro Sassone (Venezuela), a las 11:00 hrs. del Sábado 26 de Noviembre de 2011, en la Sala Enrique Froemel, dirección Las Sophoras 175, al interior del recinto de la USACH, en el marco de la Jornada de Encuentro de Solidaridad con la Revolución Bolivariana de Venezuela.

Se realizarán actividades todo el día para cerrar con un Acto Cultural por la Unión de los Pueblos a las 17:00 hrs. en el Aula Magna de la Escuela de Artes y Oficios, en la misma USACH, Av. Ecuador 3659, Metro U. de Santiago.

lunes, 21 de noviembre de 2011

DISCURSOS EN DESPEDIDA DE MAXIMO GALLEGOS

FALLECIMIENTO DE MAXIMO ORLANDO GALLEGOS NEIRA




FALLECIMIENTO DE MAXIMO ORLANDO GALLEGOS NEIRA


Lunes, 14 noviembre 2011

Compañeros:


Con profundo pesar, informamos a nuestros amigos, compañeros, dirigentes y militantes de nuestro partido, el sensible fallecimiento de Máximo Gallegos quien en su vida militante ocupó diversas responsabilidades, siendo encargado de organización del Comité Comunal Salvador Allende y jungando un gran rol en el proceso de acumulación de fuerzas que nos permitió elegir una concejala en Santiago, lo que fue posible gracias a su sacrificio y a su trabajo, marcado por una constante fraternidad y franqueza militante.

Hoy hemos perdido a un gran dirigente del Partido.

Quienes deseen saludar a la familia en el día de hoy hasta las 20 horas en el Parque del Recuerdo en la comuna de Recoleta. Sus funerales serán mañana a las 18 horas en el mismo lugar.

Favor difundir la información entre los compañeros y amigos

Un abrazo,

Manuel Hernández Vidal

Secretario Regional Capital

Comisión Política

Partido Comunista de Chile



Comunicado

El Comité Central del Partido Comunista de Chile, con profundo pesar, informamos a amigos, compañeros, dirigentes y militantes de nuestro partido, el sensible fallecimiento del compañero Máximo Gallegos quien en su vida militante ocupó diversas responsabilidades, siendo encargado de organización del Comité Comunal Salvador Allende y jungando un gran rol en el proceso de acumulación de fuerzas que nos permitió elegir una concejala en Santiago, lo que fue posible gracias al sacrificio y trabajo de él y muchos más.

Sus funerales serán hoy a las 18:00 horas, en el Parque del Recuerdo en la comuna de Recoleta.

Comité Central del Partido Comunista de Chile



Estimados :

Adjunto algunos correos enviados en relación a Máximo,.... compañero ex-UTE.

Mario Urzúa



Lunes, 14 de noviembre de 2011

De: Guillermo Jorquera

A: Lista de contactos


Queridos amigos, compañeros y familia de Máximo Orlando Gallegos Neira,

Me faltan las palabras para poder expresar mis sentimientos de dolor ante el sensible fallecimiento de nuestro querido amigo y compañero Máximo Orlando Gallegos Neira.

Vengo recién saliendo de mi infarto cerebral, cuando viene esta terrible noticia a golpearme también.

Pero no puedo dejar de decir unas palabras para él, para su extraordinaria madre, su familia, su hijo, nosotros sus amigos y compañeros.

Como olvidar nuestra gran amistad que se remontaba desde los años 69 y 70?, como olvidar su abnegado trabajo en el MUPT 70?, como olvidar su trabajo en la UTE?, como olvidar cuando junto a nuestra estrecha amistad le hacía entrega de ese hermoso carnet de las JJ.CC, precisamente en nuestra inolvidable UTE?, como olvidar cuando estuvo trabajando en las Plataformas Petroleras del Mar del Norte y yo contribuyera a que se fuera a radicar y vivir a Venezuela?, como olvidar a Máximo Gallegos trabajando en las JJ.CC radicadas en Caracas?, como olvidarlo trabajando en el Comité Chileno de Solidaridad en Venezuela?, como olvidar cuando recorrimos los Andes Venezolanos?, Tovar?, La Azulita?, como olvidar tantas y tantas entregas que hizo en otros lugares de nuestra América, que quizás algún día alguien las escriba o diga?

Máximo Orlando Gallegos Neira es de esos amigos y compañeros que dejan huellas, que su vida no pasó desapercibida, que caló hondo en nuestros corazones.

También yo quisiera estar hoy junto a el, despidiéndolo junto a su hermosa familia, sus compañeros y amigos, debería estar ahí, aunque mi salud hoy no me lo permite, pero estará siempre en mi corazón y en el de todos y cada uno de nosotros que tuvimos el honor, gusto y placer de conocerle, compartir y convivir junto a él.

Querido amigo y compañero Máximo Orlando Gallegos Neira, hoy no te decimos adiós, sino que ...Hasta la Victoria Siempre.

Guillermo Jorquera Armijo

La Habana, Cuba.



De: Alejandro Yañez

A: Guillermo Jorquera


Querido Guillermo: con mucha emoción comparto tus sentimientos. Hago llegar mis condolencias a la familia de Máximo Orlando, que lástima que se nos haya ido. Recibe tú mis mejores deseos de que te recuperes en tu salud - no sabía que habías pasado por tan dura prueba - porque te necesitamos muchos años más junto a nosotros.

Un fuerte abrazo a todos, Alejandro


De: Mario Urzúa


Estimados (As).

Excelente historial de Máximo, debo agregar que sus estudios en "Enseñanza Media", lo realizó en el Liceo Miguel Luis Amunategui, donde se destacó por su buen rendimiento y excelente deportista.

Hoy estuvimos con su familia, amigos, compañeros y camaradas. Se nos ha informado que su despedida está progamada para las18 hrs de este Martes 15, en el Crematorio del Parque del Recuerdo de Recoleta.

Un abrazo

Mario Urzúa


De: Sonia Perez

Enviado: sábado 19 de noviembre de 2011


FALLECIMIENTO DE MAXIMO ORLANDO GALLEGOS NEIRA

Esimado Guillermo, deseando de todo corazón que tu recuperación sea rápida y próspera, me uno a tu sensible despedida. Acabo de abrir mi correo y aún estoy en el impacto por la partida de Orlando Gallegos. Nuestro recordado compañero dejó huellas en todos los que le conocimos, no me cabe duda. Agradezco tu generosidad al compartir con nosotros -los que dejamos de verlo durante la gran diáspora- aspectos de la vida de nuestro compañero que no conocíamos. Un gran abrazo.

Sonia Pérez.

martes, 15 de noviembre de 2011

jueves, 10 de noviembre de 2011

PRINCIPIOS N°2



EDITORIAL

UNIDOS CONTRA EL NAZIFASCISMO-LEY SUPREMA DE LA HORA ACTUAL

El vil ataque de la Alemania nazi a la Unión Soviética ha cambiado radi­calmente el carácter de la actual guerra y ha aumentado al mismo tiempo, en pro­porciones inauditas, la amenaza nazi fascista contra los pueblos de América y de todo el mundo.

Hasta el 22 de junio la guerra era una guerra de carácter imperialista, las clases gobernantes de los países beligerantes guerreaban por objetivos ne­tamente imperialistas, se disputaban él predominio económico y político del mundo. Era una guerra INJUSTA por parte de ambos bandos.

También es verdad que en el conjunto de la gigantesca lucha interimperialista, ha habido casos de causas justas, como la del pueblo de Yugoeslavia que defendía su independencia nacional; causas que merecieron siempre la simpatía de todos los hombres progresistas y por tanto de los pueblos de la Unión Soviética. Pero estas causas justas no eran suficientemente potentes para alterar el carácter imperialista predominante de la contienda y fueron abogadas en la carnicería imperialista y explotadas por las potencias beligerantes para encubrir sus propias y verdaderas aspiraciones y objetivos imperialistas.

Pero el ataque hitleriano contra la Unión Soviética originó una guerra JUSTA: la de una gran potencia que cubre una sexta parte del globo y hábitada por cerca de 200 millones de personas. Y no sólo eso. Se trata de la guerra justa de una potencia que es SOCIALISTA: un país en el que la clase obrera está en el Poder, un pais que ha eliminado la explotación, la opresión nacional y el odio de razas, es decir, una poderosa potencia democrática, antiimpe­rialista, antifascista, socialista: una potencia cuyo peso, tanto en el aspecto político, económico como militar, es tan decisivo que afecta y origina un cambio esencial en todas las actuales relaciones entre las fuerzas existentes en es­cala mundial y modifica de raíz el contenido de la guerra.

Las repercusiones políticas y militares del nuevo carácter de la guerra son incalculables. En primer lugar, estamos en presencia de una formidable ola de entusiasmo y de combatividad de todos los pueblos de la tierra, consecuencia directa de la convicción y de la comprensión de que Hitler se ha en­frentado por fin con un enemigo que no le dará tregua ni cuartel: un enemigo irreconciliable que cuenta con una unidad política y moral absoluta, que no tiene quinta columna y que ha eliminado toda posibilidad de traiciones, como la ocurrida en Francia y en los demás países hoy sojuzgados por el hitleris­mo. Los pueblos van adquiriendo conciencia de que al fin se presenta la opor­tunidad de aniquilar para siempre a Hitler, a su pandilla criminal y a sus cómplices.

La guerra en Europa va asumiendo pues, el carácter de una guerra po­pular, del pueblo. En todas partes, tanto en la propia Alemania como en los países por ella oprimidos se extiende la guerra sorda de guerrillas y de sabotaje; va creciendo la oposición de las masas frente al invasor e incluso se producen levantamientos armados esparódicos. como en Rumania y Yugoeslavia. Este nuevo ascenso del movimiento popular, es la consecuencia directa del cambio del caracter de la actual guerra. Los pueblos se van convenciendo de que Hitler puede ser y será derrotado, y que frente a él hay ahora una gran potencia y un gran ejército que careciendo de pretensiones imperialistas y de objetivos de conquista, sólo combate por repeler la agresión nazi a su propio pueblo y a libertar a todos los demás pueblos de la esclavitud fascista.

En segundo lugar, consecuencia directa del cambio del carácter de la guerra, son los nuevos reagrupamientos de fuerzas y el nuevo deslinde de campos entre esas fuerzas en todos los países del mundo. De un lado se agrupan los circulos imperialistas más reaccionarios de Inglaterra, que pugnan por hacerla negociar un tratado de "paz" con Hitler a expensas de la Unión Sovietica y de los pueblos oprimidos, o que abrigan la esperanza de poder derrotar tanto a Alemania como a la Unión Soviética, proclamando que "el totalitarismo alemán es igual que el "totalitarismo" soviético". A su vez, los círculos más reaccionarios, profascistas, de los Estados Unidos, presionan sobre el Gobierno de Roosevelt para que se aleje del frente de la guerra, pretextando que "ha desaparecido el peligro para América". Las fuerzas más negras de cada pais acompañan a estos círculos reaccionarios. Estas fuerzas constituyen en realidad la quinta columna hitleriana en todas partes.

Pero del otro lado se agrupan los pueblos, las masas trabajadoras y populares, todos los hombres democráticos y progresistas, que comprenden que suspender la pelea británica contra Hitler, retirar la ayuda efectiva nortéamericana a la Unión Soviética y a Inglaterra, significa impedir la derrota del fascismo alemán. Las masas comprenden que la derrota militar de Hitler y de su banda de criminales y la victoria de la Unión Soviética y de las fuerzas democráticas, requieren que la pelea británica continúe y que sea real y efectivamente fundida con la de la Unión Soviética; que los Estados Unidos deben ahora dejar caer todo su peso y poder económico y militar sobre Hitler y que la pelea debe ser llevada hasta sus últimas consecuencias lógicas, hasta la derrota, completa del hitlerismo.

Esta lucha de los pueblos de Inglaterra y de los Estados Unidos contra los elementos más reaccionarios de sus países, contra los munichistas, apaciguadores, hooveristas y quintacolumnistas germánicos; esta lucha por empujar a los Gobiernos de Churchill y de Roosevelt por el camino de la lucha consecuente, sincera y unida con la Unión Soviética contra el hitlerismo, es LA LUCHA DE LOS PUEBLOS POR CONVERTIR PLENAMENTE LA GUERRA IMPERIALISTA EN UNA GUERRA JUSTA, popular, revolucionaria, antifascista.

Por eso, debemos reconocer que ahora existe ya UNA SOLA guerra, la guerra contra el PRINCIPAL enemigo de todos los pueblos del mundo: el hitlerismo y sus cómplices. Cada golpe asestado a este enemigo principal es un golpe que beneficia al pueblo soviético, a los pueblos de Europa, a los pueblos de todo el mundo. La guerra contra el fascismo hitleriano se ha convertido, por tanto, en una guerra justa POR PARTE DE TODOS LOS QUE LA LIBRAN y que están dispuestos a llevarla hasta el fin, hasta la derrota completa del hitlerismo.

Y no se trata de una guerra entre el comunismo y el fascismo, o entre el comunismo y el capitalismo —como pretenden presentarla los nazis y sus quintacolumnistas—, sino de una guerra de la libertad contra la esclavitud, del progreso contra la barbarie: una guerra de todos los pueblos oprimidos que quieren ser libres, contra la opresión fascista. Se trata ahora de derrotar a Hitler para dar a los pueblos una paz justa y popular y el derecho legitimo de cada pueblo a disponer de su propio destino.

Desde que comenzó la guerra imperialista, los comunistas hemos luchado correcta y consecuentemente contra ella, por la paz y la neutralidad, por no dejar arrastrar a nuestro pueblo a la carnicería imperialista; hemos luchado por una política de amistad y de colaboración con el gran país neutral, la Union Soviética. Sabíamos que la propia existencia del Estado soviético, poderoso y pacifico, en las fronteras orientales de Alemania constituía un obstáculo infranqueable para los planes de dominación mundial de Hitler, constituía la linea de defensa del Hemisferio Occidental, de América y de Chile. Sabíamos que si lográbamos llevar a Chile, junto con los demás países latinoamericanos y con los Estados Unidos, a una política de paz y de amistad con la Unión Soviética, la preponderancia de la fuerza mundial, militar, económica y política, seguiría descansando entre la URSS y los EE. UU. e independientemente del resultado de la contienda imperialista, estas grandes potencias podrían, por tanto, desempeñar un papel decisivo en la terminación de la guerra a base de una paz justa y duradera. En estas condiciones, los comunistas no estábamos por la victoria de ninguna de las dos partes beligerantes de la guerra imperialista, sino por la victoria de los pueblos en colaboración con la Unión Soviética. Luchábamos contra todos los imperialismos y por la colaboración con la URSS; para, de esta manera, contribuir y ayudar a los pueblos víctimas de la guerra imperialista, a salir de esta contienda y ganar una paz justa en contra de ambos bandos imperialistas en lucha.

Pero el vil asalto del hitlerismo a la Unión Soviética modificó fundamenalmente el panorama del mundo. Han cambiado las fuerzas en lucha, el carácter y los objetivos de la guerra. Ahora ya no podemos ni debemos permanecer neutrales. La neutralidad frente a esta guerra justa no sería otra cosa que el suicidio de los pueblos, la entrega de todos los pueblos, incluso el nuestro, a manos de Hitler. Una victoria de las armas nazis sobre la Unión Soviética inclinaría la balanza del poder mundial a favor de Hitler y del fascismo, haría ganar a Hitler la guerra y convertiría el fascismo alemán en el único todopoderoso y dominante Estado del mundo. Porque la URSS no es la pequeña Yugoeslavia o Grecia, ni siquiera Francia. La Unión Soviética es un Estado poderoso; sus territorios rebosan de grandes riquezas naturales, de materias primas que el fascismo germánico necesita urgentemente para poder proseguir y acabar la completa domlnación mundial. Las riquezas naturales, los inmensos graneros, la enorme capacidad productora de la Unión Soviética, darían a Hitler una rapacidad productiva de tal magnitud, que empecueñeceria la de América.

Más aún. La derrota de la URSS colocaría a Hitler a horcajadas de los cantinentes europeo y asiático, implantaría su poder en el Pacifico lo mismo que en el Atlántico. Geográficamente, colocaría sus ejércitos a tres millas del Estrecho de Benhring, que separa la Siberia de Alaska. Le abriría la puerta para la conquista de India y de China. Le pondría en una posición dominante en el Africa. Ocasionaría la derrota inevitable de Inglaterra. Y en fin —y no seria éste su ultimo acto—, le daría el poder para invadir el Hemisferio Occidental y dictar así voluntad a los Estados Unidos, o para vencerlos por la fuerza de las armas, si fuere preciso.

Pero la amenaza militar no es la única. La derrota de la Unión Soviética desencadenaría los perros de la reacción en todo el mundo. La reacción de todos lse países vería en la derrota del Pais del Socialismo la señal para proseguir la destrucción completa del movimiento obrero, popular y democrático, para anular todas las conquistas y todas las mejoras logradas por las masas populares, para liquidar todos los derechos democráticos del pueblo y para implantar un régimen de terror y de opresión en cada pais.

Pero asi como la derrota de la Unión Soviética sería la victoria del fascismo y de la reacción sobre las fuerzas del progreso y de la civilización en todo el mundo, la derrota de la Alemania hitleriana será la victoria de los pueblos de todo el mundo y de cada país, sobre las fuerzas negras de la reacción y del fascismo. Por eso, la defensa de la Unión Soviética es la defensa de América y de Chile. Es la defensa de nuestra seguridad nacional y de nuestros derechos sociales. La derrota del fascismo alemán no sólo anulará la amenaza militar de América, no sólo librará a los pueblos, no sólo creará las condiciones para una paz Justa y duradera, sino que conservará, salvaguardará y contribuirá a la extensión y ampliación de las libertades democráticas y del bienestar de los pueblos de América y de Chile.

También en nuestro país, como consecuencia directa del cambio del carácter de la guerra, se están produciendo cambios en las relaciones de las diversas fuerzas. Por un lado se van agrupando las fuerzas reaccionarias y fascistizantes, y por el otro, las fuerzas populares y democráticas que comprenden que la ley suprema del pueblo chileno en los momentos actuales, es la lucha decidída y sin cuartel contra Hitler y sus cómplices en nuestro pais.

Los comunistas jamas hemos sido ni somos amigos de Churchill o de Roosevelt como personas. Defendemos o combatimos la política que en determinados momentos representan o realizar, estas personas. Cuando Churchill. en nombre del gobierno inglés, y expresando en este caso el sentir y el deseo del pueblo inglés, declara que seguirá la lucha contra Hitler, los comunistas apoyamos esta política y ayudaremos al pueblo inglés en todo lo que sea necesario para que a su vez pueda seguir empujando al Gobierno de Churchill por el camino de la lucha sincera contra el nazismo alemán. Cuando Roosevelt, en nombre del Gobierno norteamericano, y expresando sin duda alguna el sentir y el deseo del pueblo americano, declara estar dispuesto a prestar ayuda a la Unión Soviética y a Inglaterra en su lucha contra Hitler, los comunistas apoyamos esta política antihitleriana y haremos todo cuanto de nosotros dependa para ayudar al pueblo americano para que a su vez obligue al gobierno de Roosevelt a cumplir sinceramente su promesa y para que todo el poder económico y militar de los EE.UU sea volcado sobre la cabeza del fascismo alemán.

Nuestra posición ha sido justa y clara ayer y lo es hoy. El fascismo alemán es nuestro principal enemigo, el enemigo del pueblo, y por eso aceptamos y apoyamos a todos y todo lo que tienda a fortalecer la lucha contra este enemigo.

Es hora de que todos los dirigentes de los partidos populares reflexionen seria y profundamente sobre la responsabilidad histórica que tienen ante la clase obrera y el pueblo de Chile. Es necesario que se convengan de que hoy es más precisa que nunca la unidad en la acción de todas las fuerzas antinazistas. Es necesario que comprendan que todo desprecio a cualquier fuerza antihitleriana por más pequeña que sea —y las fuerzas comunistas están lejos de ser pequeñas en la órbita chilena- es hacer un servicio a Hitler, es debilitar el frente de lucha contra Hitler y sus agentes en nuestro país.

El nuevo cambio de la situación ha puesto al desnudo con mayor claridad a todas las personas y grupos que hasta ahora venían encubriendo hábilmente con frases democráticas, sus actos antidemocráticos, filo nazistas ¿A quién ayuda Olavarria cuando prohibe al pueblo chileno manifestar públicamente su simpatía hacia la Unión Soviética y el odio y la lucha contra el nazismo? ¿A quién ayuda la pretendida neutralidad que el Gobierno quiere ahora sostener? ¿Qué fines persiguen los que pretenden inhabilitar a los parlamentarios comunistas violando la Constitución y el derecho democrático más elemental del pueblo?

La respuesta es clara: se ayuda consciente o inconscientemente, al nazifascismo alemán. Se quiere acallar la voz de los comunistas, que es la voz más firme de la lucha contra el nazismo y el fascismo. Mientras se permite y se tolera que todas las fuerzas negras nacionales y extranjeras, coalígadas por el odio zoológico a la clase obrera y pagadas por Berlín, Roma, Madrid, exhiban públicamente por las calles y plazas a sus "jefes" y "símbolos", a sus pequeños führers" y "gauleiters", (jefes títeres) chilenos, se prohiben las manifestaciones democráticas, antifascistas.

El peligro nazi en Latinoamérica y en Chile es grande y sería un crimen contra el pueblo no querer darse por enterado. El nazismo alemán trata de provocar conflictos entre los pueblos latinoamericanos, como el del Perú y Ecuador, intenta organizar golpes de Estado, como en Bolivia. El nazismo alemán y sus agentes criollos quieren romper la fortaleza democrática latinoamericana por dentro. Las fuerzas negras del nazismo alemán y criollo en Chile se mueven y preparan el crimen contra el pueblo. ¿A qué esperar, pues? ¿Tenemos que dejar que las cosas en Chile lleguen hasta el extremo que han llegado en Bolivia para luego reaccionar? No. Es necesario que las fuerzas democráticas y antifascistas chilenas y el Gobierno al frente de estas fuerzas, tomen inmediatamente las medidas para extirpar de raíz los elementos nazis en nuestro país y dejar manos libres y acción libre a las fuerzas democráticas.

Es necesario que todos los partidos populares y democráticos unifiquen sus fuerzas en la lucha contra el nazismo. Nuestra palabra va dirigida en primer lugar al Partido Socialista de Chile, a sus dirigentes y bases. La hora es grave, la situación es difícil y sólo con fuerzas unidas podremos vencer a nuestro enemigo, el fascismo alemán. Hay unos pocos elementos dentro del Partido Socialistas que tratan de impedir la unidad de acción de las fuerzas comunistas y spocialistas. La redacción de "La Critica" está invadida por elementos trotskistas, extranjeros ynacionales, elementos antidemocráticos, antisoviéticos y antiunitarios que no expresan, ni mucho menos, el sentir y pensar del Partido Socialista. Y en efecto, ¿que de común pueden tener con la clase obrera, con el pueblo de Chile, con el Partido Socialista, elementos como los Baraibar. los Seoane, los Gabriels y los Hernández Parker? Estos elementos viven de la desunión de la clase obrera y del pueblo de Chile. Estos elementos quieren, desde las columnas de "La Critica", envenenar el ambiente, porque el veneno antiunitario es el oxigeno con el que respiran. El Partido Socialista debe depurarse de estos pocos elementos antiunitarios, aventureros. Si lo hace, ganará la unidad en sus propias filas y ganará la unidad con los comunistas y con los demás sectores democráticos y populares para la lucha contra el nazismo.

El Partido Socialista debe darse cuenta de que no tiene ningún sentido real repetir a estas alturas la consigna hitleriana "con Rusia, contra Stalin". Hay que tener un cerebro más petrificado que el del propio Hitler, para no querer ver la unidad política y moral férrea que existe en el pueblo soviético alrededor de su jefe rconocido Stalin. La rsistencia heroica del ejército y del pueblo soviético, la maravillosa obra de los guerrilleros soviéticos nos muestran y pueden convencer a cualquiera de que es Stalin el que dirije la defensa soviética, que es Stalin quien representa al pueblo ruso. Hablar contra Statin. es por tanto hablar contra el pueblo soviético.

El Partido Socialista debe darse cuenta de que no son los elementos trostquistas de la redacción de "La Critica" los que expresan el deseo de aquel Partido. Son los camaradas Eduardo Molina Ventura, César Alcalde y otros los que reflejan el sentir y el pensar de los socialistas chilenos. Estos camaradas, con su sano instinto de socialistas y revolucionarios, demuestran comprender que en los campos de batalla del Mar Báltico al Mar Negro se está decidiendo la suerte de todo el mundo, nuestra propia suerte. Se está decidiendo si hemos de ser libres todos nosotros o si hemos de convertirnos en esclavos de Hitler.

LA UNIDAD PUES, DE TODOS LOS ELEMENTOS DEMOCRATICOS Y ANTIFASCISTAS DE CHILE ES UNA NECESIDAD URGENTE E INAPLAZABLE. Hay que hacer esta unidad, para luchar por el cumplimiento del programa del Frente popular y por:

Reconstituir el Frente Popular, o sea la unión de todas las fuerzas populares. Obligar al Gobierno a que adopte una política consecuente de lucha contra el nazismo y de ayuda a la Unión Soviética, a Inglaterra y a todos los pueblos que luchan contra el nazismo alemán. Impedir que el nazismo directa o indirectamente, pueda, hacer uso de nuestras materias primas, de nuestro salitre, de nuestro cobre y de nuestro trigo. Toda la ayuda para la URSS y para Inglaterra. Relaciones comerciales y diplomáticas con la Unión Soviética. Poner en práctica la indicación de Lombardo Toledano de que el Gobierno nacionalice o se incaute de todas las empresas nazis de Chile, denunciadas en la lista negra por los EE.UU. Cerrar las Embajadas y Consulados fascistas y filofascistas que no son más que nidos de espionaje hitlerista y de provocación fascista. Disolución de todos los grupos fascistas y fascistizantes extranjeros y nacionales. Anular todas las medidas antidemocráticas de Olavarria. Por la sindicalización campesina. Por las reivindicaciones obreras.

Esta es la base sobre la que es perfectamente posible la unidad de socialistas, radicales, democráticos, comunistas y demás sectores antinazis. Esta es nuestra posición. Este es el imperativo del momento: la unidad para la lucha contra el nazi fascismo.

PUBLICADO EN : "PRINCIPIOS" N° 2 - AGOSTO 1941 - SEGUNDA EPOCA

DIRECTOR: GALO GONZALEZ

REVISTA MENSUAL TEORICA Y POLITICA

EDITADA POR COMITE CENTRAL

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Puedes ver o descargar documento completo en pdf:

PRESIONAR AQUÍ